2.2.11

Rockefeller Plaza 5x12: la isla de Perdidos, los reality, Mel Gibson y De Niro

Con el epi 5x12 de Rockefeller Plaza no he dado abasto. Ha sido un chute condensado de ingenio. Como Kabletown absorbe la empresa de Jack, se critica lo que da más audiencia a la TV: los reality (desde The Bachelor a American Idol, hay para todos). El que peor parte se lleva es Mel Gibson. Jack organiza un programa benéfico a favor de 'alguna catástrofe'. Le da igual. Robert De Niro se presta a presentar el programa, en una actuación (aquí podeis ver el vídeo) en la que el actor se limita a leer unas líneas surrealistas ante la amenaza de Jack: "Si no lo haces le diré a la gente que en realidad eres inglés". Si se adelanta a la audiencia, ganará. Lo graban y resulta que un tornado se lleva por delante la casa de Mel Gibson. Sin tiempo a reaccionar se emite. Mientras NBC apoya que dichos ingresos se destinen a ayudar al actor australiano, vemos cómo en el telediario el locutor dice: "No se sabe lo que ha pasado con su colección de literatura misógina y antisemita". Y (abajo) uno de los parientes de Gibson exclama: "El holocausto nunca existió". Comentario que desagrada a cualquiera.
Mientras Jack maneja este asunto del reality benéfico echado por la borda, Liz Lemon intenta una vez más poner en cintura a Tracy Morgan, que ahora está empeñado en hacerse con una isla privada: "Si gano el Oscar me compraré una isla privada, como Nicolas Cage, Celine Dion y Charles Widmore". Widmore es el personaje ficticio de Perdidos, ¿dueño? de la famosa isla. Una de las grandes frases del epi aparece cuando una atacada Liz habla con Jack sobre Morgan: "Uno de nosotros es un actor y los actores no son personas". La mujer de Morgan protagoniza un reality y ahora la cámara le sigue a él. La cámara lo graba todo y también vemos a Liz, e incluso a unos actores interpretándolos a ellos como si realmente fueran ellos. Moraleja: a pesar de ser Mel Gibson y a pesar de que esos no eran ellos, la gente se lo cree todo (empezando por una Liz emocionada ante la irrealidad) y las audiencias, en cualquier caso, vuelven a reventar.

+Más guiños a Perdidos.