21.11.12

Grace (The Good Wife) y Dana (Homeland), niñas de papá atormentadas

The Good Wife: Grace Florrick (Makenzie Vega)

Los adolescentes en televisión, en general, son odiosos. O saben más que sus padres o se meten en líos que no vienen a cuento. Esta semana The Good Wife y Homeland parecen haberse puesto de acuerdo en mostrarnos a dos niñas de papá confundidas y profundamente trastornadas. De esas para las que sí o sí deseas la muerte.

En The Good Wife, en el episodio 4x8 (Here Comes the Judge) Grace está desconsolada porque una de sus compañeras de colegio -que para más inri se llama Grace como ella- se ha suicidado. La niña de uniforme anda con el corazón en un puño porque le da mucha pena la chica, a la que ni tan siquiera conocía. Pero lo de ser tocayas como que une. Valiente tontería. El rumor: todo apunta a otro chico del cole, un malote que ¡lleva pendiente! y fuma a escondidas tras unos setos. El bad boy le rompió el corazón. En plena campaña de Mr Big y con Eli Gold estresado nuevamente las cámaras pillan a Grace con el chaval mientras éste fuma (ella no, que para eso es “una buena chica”, como le recalca su propia madre, la exgood wife). Lo que desconoce la ingenua Alicia Florrick es que la niña de sus ojos se ha enamorado del macarrita, al que prohíbe el acercamiento para luego meterle el morro con sonrisa maliciosa. Cuidado con la pija reprimida.


Homeland: Dana Brody (Morgan Saylor) 

En Homeland, en el episodio 2x8 (I'll Fly Away) asistimos a una trama parecida. La hija de Brody, además de poner continuamente en evidencia a su padre, ahora quiere fastidiarle la carrera a la presidencia al padre de su novio. Entre políticos vuelve a andar el juego. Dana no ha superado el accidente de coche que le costó la vida a una mujer inocente. Cuando todos intentan silenciar “el problema”, Dana va al hospital, luego al funeral y hasta visita a la hija de la fallecida en su propia casa. Mientras Dana solloza, confiesa y se desmorona ante esta chica latina, vemos al fondo colgada de la pared una cruz. La chica ha aceptado el soborno, así que la acongojada actuación de Dana sobra.

Dana no conocía a esta familia como Grace no conocía a la suicida, tampoco ella tuvo la culpa directa (no conducía el coche), pero es tan fuerte su arrepentimiento que necesita conocer el origen (como Grace hace con el chico supuestamente causante del suicidio). Mientras Grace se va a meter en un gran lío (¿será el chico malote de fiar o será como aquella novia jeta que se echó su hermano?), Dana ha salido de él. A Dana no le quedaba otra (asunto de Estado), mientras que Grace sí ha podido elegir.

1 comentario:

Javi Crespoiler dijo...

En Homeland no tiene sentido que hagan una trama de conciencia individual de una adolescente mientras el mundo se tambalea alrededor.
Tampoco me sirve que el bueniconfusomalo de Nicholas Brody no sepa si atacar a su país o a una célula terrorista y luego se indigne porque no le dejan hacer lo correcto a su hija.
Venga ya!