1.6.15

Piloto Aquarius, David Duchovny tras Charles Manson

Aquarius se copió del póster de Californication. Hasta ahí las comparaciones, porque David Duchovny es aquí la antítesis de Hank Moody, un policía (Sam Hodiak) a la antigua usanza, con traje y pelo cepillo, que no conecta con los nuevos tiempos hippies. Se hará acompañar de un colega joven que sí se droga y hace lo que sea para codearse con la tribu (en el fondo, porque se siente más de ellos que de los polis). Grey Damon es todo un descubrimiento, porque está buenorro más que nada. Los 13 episodios de Aquarius (NBC los ha subido todos a la vez) narran la persecución del policía Duchovny tras Charles Manson (Gethin Anthony, Juego de tronos, que ni fu ni fa), un músico frustrado, con antecedentes por violación, entre otros, que ya tiene su harén de menores. Y dejan caer: ¿era Manson un proxeneta de gente poderosa e influyente?

En el piloto sólo se habla de este caso (Duchovny busca a Emma, la hija de una ex novia, Emma Dumont, Bunheads), así que tenemos un procedimental que girará en torno a la figura del asesino más famoso de la historia de EE UU, lo que se me hace cuesta arriba. Primero, porque Duchovny está como acartonado, hubiera sido más gracioso verle quitarse la corbata y fumarse un peta con tal de localizar al criminal. Segundo, porque a estas alturas que me vuelvan a hablar de Manson me repatea el estómago, hay quien lo idolatra hoy en día, como si fuera un genio, un visionario incomprendido, pues no, Manson fue un asesino, rematadamente loco y peligroso, y no necesito que me expliquen cuáles fueron las causas de su perturbado comportamiento. "Va a ser más famoso que los Beatles", se dice en un momento del piloto. En efecto, pero no por su música, obviamente.

Aquarius abusa de la música de la época, como si quisieran meternos en vena el sentimiento de cambio, pero mientras suenan canciones de paz y armonía, las escenas, todas, están rodadas en penumbra, de noche, a oscuras. Me cansan. Se salva que Duchovny, aunque no lo pretenda, tiene ese toque cínico que parece darle a todos sus personajes, me hacen gracia sus muecas de superado por las circunstancias. Como actor creo que este personaje es un paso atrás en su carrera, ya que este poli le retrotrae a su época de Expediente X, como si Manson fuera un X-File más. Aquarius me recuerda a aquella otra serie que se llamó Cult, también a The Following, y tiene un algo de orgía grupal como vimos en el remake de La semilla del diablo.

El piloto no me convence, es obvio que estamos ante el fin de la inocencia de una época, la de los 60, y que Manson ejemplifica lo que vendría luego, aunque me intriga saber qué hay de verdad en todo lo que se cuenta y qué es fruto de la imaginación de los guionistas. Lo peor de todo es saber que Charles Manson continuó su escalada de terror, que nadie pudo pararle los pies y que continúa en la cárcel con numerosos groupies que lo siguen adorando.

Otros upfronts de NBC (2014-2016).