1.11.15

Blunt Talk. Patrick Stewart, o cómo ser un presentador de televisión a los 70, adicto y excéntrico, según Jonathan Ames



(subido el 30.8.15, esta entrada se irá actualizando con curiosidades de los episodios)

El piloto de Blunt Talk es maravilloso. Y con esto estaría todo dicho. Quiero verme toda la temporada seguida, pero no puede ser porque es del canal Starz. Así que toca ir esperando cada semana la dosis correspondiente. El septuagenario Patrick Stewart tiene más ganas de vivir y de dar guerra que nadie. Se une a otros veteranos televisivos como Jane Fonda y Lily Tomlin en Grace and Frankie. En Blunt Talk es un presentador de la tele sin pelos en la lengua. Directo pero elegante, reflexiona y cuenta batallitas (es lo que tiene la edad) sobre la monarquía o su participación en la guerra de las Malvinas (algo recurrente, su punto débil). Blunt es un triunfador en lo suyo, tiene un séquito de cinco personas y hasta un chófer/mayordomo/confidente que le azota con una toalla para quitarle la resaca o le prepara rayas de coca. Pero en lo personal anda algo perdido, así que le da al whisky, lleva petaca, y también un poco a la coca, a la marihuana comestible y a las pastillas que le ofrezcan. En el piloto le vemos enfrentarse a un problema con la policía y cómo lo soluciona físicamente pero también recurriendo a Hamlet, un guiño a la formación teatral del actor. En Blunt Talk han sabido mezclar el actual mundo televisivo, cómo son los presentadores de talk shows en EE UU, las celebrities y paparazzis en Los Ángeles y la brutalidad policial (tan de moda), con guiños a películas clásicas como Trapecio (1956) con Kirk Douglas o Buñuel: Blunt se autoentrevista porque, según él, "son mis dos yo hablando, como en el cine de Buñuel". Enorme. En fin, que Blunt Talk es una comedia de 28 minutos, muy original, con un reparto coral donde sir Patrick Stewart destaca y al que parece no importarle enfrentarse a las escenas más disparatas (sobre todo con la edad que tiene). No es un león de invierno, no. Brillante.

¿Habrá cameo de Ian McKellen? Porque cuando se juntan estos dos son la leche.

Blunt Talk es una serie creada por Jonathan Ames, que me sigue pareciendo brillante, suya es Bored to Death. El productor es Seth MacFarlane, aunque no hay un humor grueso estilo Padre de familia o Ted (menos mal). Y el director del episodio, Tristram Shappero (Unbreakable Kimmy Schmidt). Toma ya. El reparto es muy interesante, con cameos de esos que nos gustan. El mayordomo es Adrian Scarborough (Miranda); su mano derecha en la tele, Jackie Weaver (Gracepoint); una de sus ayudantes, Dolly Wells (Doll & Em); su psiquiatra, Richard Lewis (Larry David); el director de la cadena UBS, Romany Malco (Weeds); el pianista del inicio es Brent Spiner (amiguetes, salió con Patrick Stewart en Star Trek, también en Ray Donovan) y la transexual Trace Lysette (Transparent), entre otros.

Blunt Talk tendrá dos temporadas de 20 episodios en total.

La frase: a la pregunta de si tiene pene, la transexual le dice que tiene un clítoris de 22 centímetros. ¿Te molesta? Y contesta Blunt: "No, soy inglés". Bravo. Por cierto, enseña las tetas sin miramientos, y no son, dice, de silicona, sino hormonadas.

Episodio 1x2. Seguimos con Hamlet y con un guiño al glamour de Hollywood con ese baile a lo The Artist en la ensoñación de Blunt. Resulta que también pinta y lo hace con un modelo de excepción, su mayordomo. No lo vemos, pero lo que tiene entre las piernas ni un caballo, oiga. Otro chiste más para el ránking de humor con penes. Cameo: Brett Gelman como director de cine porno y vecino de Blunt.

Episodio 1x3. Blunt va a una reunión de adictos al sexo y liga con Sharon Lawrence. El diálogo: "No debe ir con ella, es una adicta al sexo", dice el mayordomo. "No digas tonterias, eso es imposible", contesta Blunt. Su séquito vive el amor a su manera, todos en soledad. El marido con Alzheimer de Rosaline, la mano derecha de Blunt, es Ed Begley, se supone, son una pareja abierta. Momento @coctelesdeserie: Charlan sobre sus amoríos extraconyugales mientras él prepara unos Martini sin vermú. Ella, encantada: "Juguemos al gin mientras bebemos ginebra (gin)". Una liga con casados a través de una web y otro compra zapatos para una novia inexistente…


Episodio 1x4. El cantante Moby aparece como profesor de música del hijo de Blunt. La situación es surrealista una vez más, ya que tanto los padres como Moby llevan en la cabeza lo que simula un cuerno de un unicornio.Moby, además, está enrollado con la ex de Blunt, así que éste le odia infinito. En 2006 me hice esta foto con Moby en el backstage de los premios 40 Principales.


Episodio 1x5. Elisabeth Shue sale con escotazo interpretando a una escritora republicana que, en vez de chocar con el demócrata Blunt, se acuesta con él. Ya tardaba en salir el colega de Jonathan Ames, Jason Schwartzman, prota de Bored to Death, que interpreta a un tipo excesivamente ecológico. Dos extremos, sin duda.


Episodio 1x6. La broma va sobre pollas (otro guiño más al humor penil). Cameo: CS Lee, más comocido por ser el coreano de Dexter, Masuka. Trabaja en la ONU y se encuentra a Blunt y a su hijo en el baño. Todos calvos, dándose la mano (AGG). Masuka le ve el pito a Blunt que no lo tiene circuncidado cuando Blunt pensaba que sí.


Atención a la ayudante de Blunt y su post-feminismo. "Y cuando tienes una polla firme en la mano, toda la mierda por la que te hacen pasar los tíos parece que vale la pena".


Episodio 1x7. Talk Blunt nos enseña los tipos de tetas que hay: Elf Shoe (zapato de elfo), Champagne Glass (copa de champán), Bee Sting (picadura de abeja) y Big Jug (tetazas).
Episodio 1x9. Pedazo fiestón que se monta en casa de Blunt.