20.10.14

The Good Wife 6x5: Alicia Florrick 2009-2014

En Shiny Objects, el episodio 6x5 de The Good Wife son las mujeres las protagonistas. Ya a nadie le sorprende. En el juicio, la Florrick contra la Tascioni (¡qué divertida es Carrie Preston siempre!); el caso: despido por discriminación sexual, por ser mujer. Me chiflan siempre las alucinaciones en la ficción (no sólo las de Ray Donovan) y hoy, gracias a Tascioni, hemos visto unas cuantas: ese payaso del papel volviéndose real, como los pinguinos (¡ay, Awake, y demás...), ese barco echando humo. La imaginación desbordante (y enferma) de Tascioni, que se despista con esos objetos brillantes como haría una urraca. La pincelada tecnológica, de avanzadilla siempre The Good Wife, es ver cómo se cae todo el sistema informático del precario bufete. El culpable, obviamente, un ruso. Más mujeres: Kalinda vuelve a las tres bandas, y gracias a ella y a la poli del FBI dan con la clave. Diane también tenía que romper la baraja: sufre la insinuación de David Lee de que se ponga de rodillas si quiere que le haga un favor. Comentario misógino donde los haya. Nos alegramos cuando ella decide quitarle la oficina, para evitar goteras y cucarachas. Pero, lo mejor del episodio, llega al final, con esa comparación entre la Alicia ama de casa con el pelo sucio de 2009 y la futura fiscal con pelazo y vestida de rojo para matar (podría haber sido el final de la serie, ¿que no?). Peter está detrás y es él el que la mira a ella. En cinco años, tremenda transformación. Me gusta ver, además, a Alicia tomándose un chupito de tequila con Polmar (que no vino), algo que hacía con Kalinda. ¿Sustituto?  

19.10.14

Piloto A to Z, Cómo conocí a mi novio (y corté con él)

Imagínate que conoces a alguien, vives una historia de amor y se rompe, y un programa televisivo decide contarla, de la A a la Z, pasando por todos esos momentos que os han hecho felices u habéis odiado al otro. El piloto de A to Z, producida por la dulzona Rashida Jones (ya sabemos lo que hizo al irse de Parks and Recreation), cuenta con esta excelente premisa, que durará, aseguran, ocho meses, tres semanas, cinco días y una hora. El problema es que me recuerda a Cómo conocí a vuestra madre, y no sólo porque Cristin Milioti (la Madre) sea la protagonista. A to Z plantea (lo hace al final del piloto) qué falló entre estos dos para que todo se fuera a pique. Personalmente, Milioti no me gusta, menos ese personaje de abogada tiesa, desengañada del amor. Estas mujeres jóvenes, tan sequitas, que van de mosquitas muertas y tienen al otro llorando por las esquinas... ¡no, basta ya por favor! Él, que me gusta desde Mad Men, es Ben Feldman, su antagonista, el romántico empedernido, que trabaja en una empresa que pone en contacto a solteros, pero que también me asquea porque me recuerda a Ted Mosby. No se puede ser más patético a la hora de querer conquistar a la chica. Demasiado azúcar para mí. Como sus nombres (él se llama Andrew Lofland y ella, Zelda Vasco), de la A a la Z iremos desgranando sus idas y venidas (cada episodio corresponde a una letra, empieza con Acquaintances, 2much). Curioso: en la versión original la voz en off es la de Katey Sagal (Sons of Anarchy). Lo peor: el amigo de él, el típico gordo pelirrojo (¿otra vez?) que es un cerdo y que sobra. El cameo: Lea Thompson representa la ilusión, ¿existe el destino que unió a estos dos, existe el aerodeslizador de Regreso al futuro? El chiste: cuando ella se despide y él piensa que es bisexual, "¿bye (adiós) o bi?". Guiños: a Matrix (The One), Comic-Con, La red social... A to Z (de NBC) se emitirá en España en Cosmo. Es mejor que Manhattan Love Story pero peor que Selfie.

18.10.14

Critica Drácula, la leyenda jamás contada, Luke Evans Batman

Mi Dracula favorito es el de Coppola. Cuando acabo de ver Drácula, la leyenda jamás contada, de Gary Shore, siento enormes ganas de verla de nuevo. A pesar de los llamativos efectos especiales (muy puntuales), este revival del mito colmillero no sé a quién podrá gustarle. Drácula se convierte en una especie de superhéroe con la cara de Luke Evans, un actor que pasa desapercibido en general y que será recordado por los pectorales que muestra en la cama (y en una bañera) junto a Sarah Gadon. Ella no se desnuda, el protagonista absoluto es él y no hay que desviar la atención. De hecho, ella, sobra mucho. No encuentra su sitio y sólo es el gancho para explicar posteriormente el mito de Drácula. Por el medio, anda un hijo de ambos y unos turcos muy malos. "A veces más que un héroe, necesitamos un monstruo". Pienso en Hitler, pero este Drácula no es tal bestia, según nos quieren hacer creer. Y la película, paradójicamente, trata al monstruo como si fuera un héroe, dividiendo la trama en su transformación (la historia no es nueva, aunque pretenda contar ese origen "jamás contado"). De sanguinario empalador (aunque se justifica su crueldad, toma ya) al vampiro que puede volar y que defiende a los suyos (especialmente a su hijo), para finalmente convertirse en el Drácula chupasangre que conocemos. Drácula vuela, escucha el más mínimo sonido, ve como con rayos ultravioletas. Es un murciélago, casi como si nos contaran Batman, pero con colmillos. Hay una escena al inicio, al borde de un precipicio en la que ondea su capa al viento. Por no hablar del póster: Drácula, ¿el nuevo caballero oscuro? Todo parece un cómic. Nada recuerda a un clásico. Pero, aunque se deja ver, la trama resulta aburrida, es A y B. Gary Shore no es Nolan. No hay secundarios potentes: Dominic Cooper es otro de esos actores que no me llegan y Charles Dance me parece un tanto ridículo en su papel del Mal escondido en una cueva. La historia de este personaje sí que molaría contarla, recuerda a un Nosferatu calvo. Con el twist final de la historia se me abren las carnes: la intención es que haya franquicia. Pues con estas características no sé qué alicientes podremos encontrar.

La serie Drácula, fiasco.

Evan Rachel Wood contra Vanity Fair #neverforget

Qué de cosas puede uno leer en Twitter. Por ejemplo, cómo Evan Rachel Wood pone a caldo a la revista Vanity Fair a raiz del tuit de una joven seguidora.

Para no olvidar, tuiteó @katiexwright. En la foto vemos a nueve de esas actrices jóvenes, grandes promesas para la revista Vanity Fair. Todas con unas pintas noventeras, qué se le va a hacer. Todos tenemos un pasado. La tercera por la derecha es Evan Rachel Wood. A saber qué dirían estas consagradas de su foto en la cama.

La actriz, entonces comenzó a responder a esta seguidora, y se escribió unos cuantos tuits que no habrán hecho ninguna gracia a Vanity Fair.


En estos tuits (resumo) viene a decir que tras esta sesión de fotos se puso a llorar. Que la gente de la revista la querían vestir, pero ella no se sentía a gusto con la ropa. No tenía tiempo para elegir el outfit. La dijeron que si quería llevar tacón o no. La actriz prefirió no llevarlos, pero se los pusieron argumentando que quedaban mejor. "Tenía 15 años y sentí por primera vez que mi identidad estaba siendo borrada (...) me sentí como un trozo de carne". Y termina confirmando que desde entonces encontró su propia voz. "Nunca de nuevo", remata, en respuesta al #neverforget del tuit original. Recuerdo haber visto ese pedazo de photoshop en Vogue, pero en fin.

No contenta con eso, la actriz ha continuado escribiendo tuits al respecto, en respuesta a sus haters. Suavizando el discurso. Que sí es un privilegio salir en la portada de Vanity Fair, pero que "las cosas no son siempre como parecen. Sobre todo en la industria. Lo que vemos glamuroso a veces tiene un precio". Y destaca que quiere apoyar a otras chicas jóvenes para que sean ellas mismas.

Evan Rachel Wood (que apareció en True Blood y en los anuncios de Gucci), recordemos, estuvo saliendo con Marilyn Manson. De estilismos sabe poco, ésa es la verdad, y en la portada de Vanity Fair hay otras compañeras que salen peor. Por no decir, TODAS: Amanda Bynes, las gemelas Olsen, Mandy Moore, Hilary Duff, Alexis Bledel, Raven-Symone y Lindsay Lohan.

Vía

17.10.14

Forever 1x4 los zapatos Yves Saint Laurent

Los zapatos, una de las claves del misterio.

El protagonista de Forever es mi nueva Angela Fletcher. Cuando da con el asesino, avisa, y nos deja a todos con las ganas de que se explique y desarrolle la solución al misterio. En el episodio 1x4, muere en extrañas circunstancias una anciana. No sólo mola que él, inmortal, la hubiese conocido de joven, es que la señora, forrada, lleva unos zapatos, dice Henry Morgan, de Yves Saint Laurent. Así, a ojo, le explica a la policía (que se queda ojiplática), que esos zapatos exclusivos son de otoño de 1961. Y sólo pienso que a la vieja ya le vale, agarrada. Y son esos zapatos una pista en sí mismos, porque la suela está hecha, dice, de goma natural de caucho del Amazonas (lo que deja unas huellas en el suelo), a diferencia de la goma sintética que empieza a usarse a partir de 1973. ¡Toma ya! Forever se ha convertido en mi nueva House, pero en vez de con casos clínicos con casos detectivescos, lo que la hace aún más entretenida.

Opinión del piloto de Forever.

16.10.14

La hamburguesa Batman


La hamburguesa para ciegos es insuperable. Pero si hablamos de superhéroes, después de la hamburguesa de Star Wars, llega la hamburguesa de Batman, que se puede comprar en los McDonald's de Hong Kong. El aspecto es realmente horroroso.



Las mejores y peores hamburguesas de Madrid (y Londres).

Hamburguesa style: zapatillas y maquillaje.

Piloto The Affair (Showtime) con Dominic West y Joshua Jackson

Hacía tiempo que echaba de menos una serie como The Affair. Una propuesta que me hablase desde diferentes puntos de vista, como columna vertebral de la trama. Dominic West (un plus siempre) huye del papel de héroe (aunque sea mundano como en The Wire) y consigue que nos creamos a ese padre de familia numerosa, con varios hijos inaguantables y una mujer cariñosa pero sobrepasada por la maternidad (estupenda también Maura Tierney). En el piloto seguimos a Noah desde su punto de vista. Titulándose The Affair sabemos que habrá otra mujer en su vida rápidamente. No es que sea un tipo seductor, es que se deja seducir. Le divierte. Es como recuperar la juventud. Otras mujeres le miran, nada raro, ¡es Dominic West y está nadando, con ese cuerpazo, en una piscina, qué quieres! Él ama a su mujer, o eso dice, porque al mismo tiempo, The Affair, con su voz en off, rememora esos días, como si fuera algo del pasado. Como si se tratase de los dos puntos de vista de Cohle y Hart en True Detective, pero con una enorme diferencia: los recuerdos no son los mismos y nos los presentan de forma individual, en dos partes. Esto lo constatamos en la segunda mitad del piloto, cuando descubrimos el punto de vista de otra mujer (Alison), interpretada por Ruth Wilson. También oímos su versión de los mismos hechos. Y aquí es donde The Affair me engancha absolutamente, siendo uno de los mejores pilotos del año. Porque lo que "recuerdan" Noah y Alison, aún basándose en las mismas circunstancias, no tiene nada que ver. ¿Quién dice la verdad? Pero mejor aún, ¿por qué están siendo interrogados por la policía, qué pasó? El cuarto personaje en la trama (y vaya papelón) es el de Joshua Jackson (Fringe), un surfero que sale mal parado en la primera versión (en la de él), y al que "redescubrimos" en la versión de ella. Este juego de verdades y mentiras funciona muy bien. A nivel actoral supone un gran juego para los actores, cuyas interpretaciones ganan en ese baile de parejas, ya que deben interpretar la misma escena de diferente manera. Para el espectador es entretenidísimo desconfiar de ambos: de ese punto de vista masculino en el que ella es la seductora agresiva y ese punto de vista femenino en el que él es el tipo campechano inconsciente. Curioso cameo el de John Doman, padre famoso y adinerado de la mujer de Noah, que ya coincidió con Dominic West en The Wire. La hija Lolita de Noah, Julia Goldani Telles, era Sasha en Bunheads (Paraiso).

The Affair es de Showtime (hay desnudos y alguna escena de esas que no se olvidan), su primera temporada tiene 10 episodios y se emite los domingos en EE UU. La canción de la intro es de Fiona Apple. Sus creadores son Sarah Treem y Hagai Levi (En terapia).

15.10.14

The Good Wife 6x4 el santo grial (con vino)

Brillante el cuarto episodio de la sexta temporada de The Good Wife, dirigido por Matt Shakman. Alicia Florrick se agarra a la copa de vino para soportar lo que se le viene encima. Y con ella, beben algunos secundarios que la arropan o la terminan odiando (como su hermano, que tira el rojo líquido al fregadero cuando se siente intimidado). Alicia ya no es "la buena esposa", lo dejó de ser hace mucho. Ahora va camino de ser la fiscal del Estado y todos están a sus pies. Que tienen que beber, beben. Alicia se ha vuelto un pelín despótica, ¿no? Como si quisiera tenerlo todo bien amarrado, pero ay, ese hijo que ha abortado, ay, ese hermano liado con un casado que se lo hace a pelo en películas porno (hardore el temita), esa madre que pega a un niño en una tienda (pensé que le iba a clavar el lápiz del Joker, vaya cirugía nefasta la de Stokkard Channing). El único que parece rehuírle es su nuevo ayudante en la campaña, Johnny Elfman (Steven Pasquale). Lo que comenta Peter lo pensamos todas: un tío buenorro para Alicia, ¡por fin! Pero él no se queda corto: echan a la becaria pero entra la madre de ésta interpretada por la guapa Connie Nielsen. Todo esto aderezado con los cantos religiosos de la hija de Alicia que, de seguir así, se va a convertir en la próxima Tamara Falcó. Como si asistiéramos a una misa, con el cáliz con el vino y todo, el santo Grial. Porque Alicia parece haber encontrado su camino, y estar concienciándose de sus pecados, no sólo los suyos, protagonizando un ritual místico, como si se bautizase, cambiara de piel, comenzase una nueva vida. Pero The Good Wife es terrenal, el bebercio finalmente se justifica para que pillen a Alicia en el coche y la hagan soplar y salga su imagen mundana en todos los sitios. Pero mirad esa camisa, qué legancia, qué saber estar. Ya podrán hacer lo que quieran los adversarios de la Florrick, pero ella apuesta por sí misma, y ha llegado para triunfar.
Johnny Elfman (Steven Pasquale), queremos rollito ya!

Episodios 6x1, 6x2

14.10.14

Glee en Fox Life, estreno de la quinta temporada el 19 de octubre

http://www.foxlife.es/somos-perdedores-y-que/

El 19 de octubre el nuevo canal Fox Life en España estrenará la quinta temporada de Glee.

Si quieres leer lo que he escrito sobre una de las series que más me enganchó en un principio y que en el primer episodio de la quinta entrega homenajea a los Beatles pincha aquí.

13.10.14

Penelope Cruz, la mujer viva mas sexy segun Esquire


Toma ya. La edición USA de noviembre de Esquire elige a Penélope Cruz como la mujer viva más sexy de 2014. La actriz aparece con un bañador negro apoyando las manos sobre un taburete, o algo parecido, con un juego de brazos único que le hace arrejuntar las mamas y darle el toque obsceno a la imagen. La podéis comparar con la última foto, algo cambia.

Tener esa melenaza y aspecto juvenil es un plus.


Sin arrejuntamiento mamario de portada.