3.11.08

Rockefeller Plaza en Cinemania. Jack y Liz han vuelto! Momentazos del 3x1. Spoilers

Si no has visto ningún episodio de Rockefeller Plaza ponte al día de los personajes con el artículo que publico en el último número de Cinemania, portada Daniel Craig (Por debajo teneis un plus, por el estreno de Los Conchords (The Flight of The Conchords) en TNT y la elección ya de los dos cantantes que le pondrán sus voces en español a las canciones).

Después de arrasar en los Emmy como mejor comedia del año y de dar la vuelta al mundo gracias a las imitaciones en Saturday Night Live de Sarah Palin, Tina Fey es absoluta protagonista en TV Guide. "Nosotros amamos a Tina", reza la portada, y tenemos a la guionista de esta cadena de locos junto a Jack, Alec Baldwin, en las alturas de Nueva York, con el Empire al fondo (desde el Rockefeller Plaza se ve así). Aunque el piloto de la tercera temporada ya rulaba por internet, me he esperado religiosamente a que se estrenase el pasado día 30 en EE UU y así enganchar los subtítulos (¡gracias subtituladores del mundo!) y poder comentaros algunos de los momentos cumbre de este triunfal regreso (con casi 9 millones de espectadores).

Liz Lemon aparece radiante de camino a los estudios de la NBC. Suena de fondo la clásica musiquilla de Sexo en Nueva York, Tina es como SaraJesi, camina firma, superbien vestida (Liz Lemon ¿así?) y aparece a su lado una limusina. Se oye una voz masculina echándole un piropo, y ella, ya convertida en Liz Lemon, le encara... pero es Jack (a lo Mr. Big). ¡Jack ha vuelto! Y lo hace para recuperar su puesto (Toda la secuencia es la leche (se ven perfectamente cómo las calles están cortadas y la gente mirando).

Cuando se enfrenta a su rival, el enchufado gay, casi casi se besan (arriba), al decirle éste que quiere a sus enemigos muy cerca (Memorable también el momentazo del notas todo trajeado, corriendo "descalzo por el parque" de Central Park, tras haber hecho guarrerias a escondidas con un par de gays). Pero no es el único momento tierno de Jack: casi se besa con Liz Lemon (aunque ambos se detestan y no sucede, algún día pasará) y casi se beneficia a la frikihija de su jefe con tal de recuperar su puesto. ¡La ambición de Jack no tiene límites!

En este descanso todos los componentes del equipo han hecho cosas. Tracy ha ganado un pastizal con su videojuego porno, por ejemplo. Y la pobre de Jenna un anuncio japonés en el que le dan un puñetazo y le dejan así la cara. Confiesa que conoció a Liz Lemon ¡cuando lo dejó con O. J. Simpson! "Un buen chico...".

El nuevo reto con que dejamos a Liz Lemon es el de adoptar. Para ello se presenta una estirada en el plató, para ver en qué ambiente se mueve la guionista (evidentemente todas las situaciones que se dan son surrealistas). Si Tina Fey es el clon de Sarah Palin, Megan Mullally, la inolvidable Karen Walker de Will & Grace, parece el clon de aquélla. Lo que la hacen de sufrir no tiene nombre y demuestra lo pedazo de actriz cómica que es.

De entre los chistes sobre la adopción hay uno muy bueno. Liz Lemon dice que se tendrá que deshacer de las películas de Colin Firth porque las podrían considerar "eróticas". Y dice Jack: "Este hombre sabe cómo llevar los jerseys". Pero si elijo un gag visual es éste. El poco avispado Frank es el guionista de la gorra, siempre con algún eslogan absurdo. Liz Lemon le pide encarecidamente que se quite la gorra que lleva ese día en la que se lee HORNY (caliente). Cuando le volvemos a ver en la entrevista con la seria y estirada mujer de la adopción ha cambiado la gorra por un bombín en el que se lee... HORNY!