23.12.11

Top: Las 10 mejores series 2011

10. Happy Endings. Mejor comedia.
En nuestra continúa búsqueda de la nueva Friends, aquí podría estar su sustituta. Ni es tan serie chicle como Cómo conocí a vuestra madre (candidata -fallida- a ocupar el puesto cuando comenzó) ni es tan frikilonga (aunque a veces lo parezca) como Big Bang. Su propuesta es la más divertida (New Girl pretendía suplantarla) y la que contiene más chistes sobre la amistad, sin más. Los clichés no lo parecen.



El único pero: a punto estuvo de ser cancelada. Podría estarlo de nuevo. Y hacerse a la idea de una clave para entenderla: el personaje de Elisha Cuthbert no tiene gracia. Y ella, tampoco.


9. Episodes.
Pequeña joya entre las grandes, pero un auténtico delirio esta crítica a la industria de la televisión yanqui vista desde los ojos de una pareja de ingleses. A pesar de que la pareja protagonista no es muy conocida y de que Matt LeBlanc tampoco es que sea la monda, Episodes logra que te rías con acento... británico.



El único pero: no sabemos cuánto aguantará la industria USA dejándose meter esta caña.


8. Parks and Recreation.
Ni la Tina Fey de Rockefeller Plaza ni los chicos de Community ni los frikis de The Office. Nos quedamos con la workholic Amy Poehler y sus secuaces en esa loca oficina que es la de Parques y Jardines. Debilidad confesa y absoluta por Ron Swanson y esa historia de amor ¿imposible? entre Leslie Knope y Ben (Adam Scott mira a cámara como nadie).



El único pero: Rob Lowe.


7. El show de Larry David.
No todo van a ser dramas. Podíamos haber dicho Louie también, pero Larry David se lo ha currado y mucho esta temporada. Ha ido puliendo su mala leche para provocarnos más risas con menos pataletas. Un acierto de los grandes: su compañero de aventuras, el gran Leon Black.



El único pero: ¿cuánto tiempo podrá Larry David enfadarse con sus vecinos de Los Angeles? Sugerimos que se quede en Paris y meta caña en otras ciudades.


6. Juego de tronos.
Ha sido la gran serie de fantasía y aventuras del año. La que mayor promoción y expectativas produjo. Unos con la cuenta atrás para ponerse al día con los libros. Otros con la elección de los personajes más emblemáticos (¿de qué Casa eres?). Sobresalen el pequeño gran Peter Dinklage y, por otros motivos, Jason 'Khal Drogo' Momoa. Obvios.



El único pero: aunque bien pueda ser su virtud: condensar los tochos escritos por George RR Martin en tan pocos episodios.


5. The Killing.
No se nos puede olvidar el remake de la danesa The Killing. Aunque parezca que ha pasado una vida desde que la vimos. Nos encantó comprobar que hay vida después de Twin Peaks. Excepcional la ambientación, la música y la actuación de Mireille Enos (aunque personalmente siento debilidad por ese poli goofy que es Stephen Holder). Y, por su empatía con el espectador, la de los padres de la joven asesinada (magnífica Michelle Forbes).



El único pero: el final de la primera temporada. Tal vez por eso no aparece en la mayoría de las listas. Pero nos parece muy injusto. Ya lo arreglarán en la segunda...


4. American Horror Story.
Nos da igual que la Murder House se haya convertido en una verbena fantasmagórica. La serie de los creadores de Glee y Nip/Tuck es adictiva, gracias a sus guiños cinéfilos (La semilla del diablo, The Haunting, Amenaza en la sombra...), a sus personajes retorcidos y a los enigmas que plantea. Sorpresa en los próximos Globos de Oro, aplaudimos la creación de Rubber Man y, con aplausos, a Constance, la magnífica rubia hitchcokiana chunga interpretada de forma soberbia por Jessica Lange.



El único pero: es un placer culpable y como tal tiene muchos pero nos los callamos. No hay que tomársela en serio. ¡A disfrutar!

3. The Good Wife.
Excepcional apuesta de los (supuestamente) manidos bufetes de abogados. Que no aparezca entre las nominadas en los Globos de Oro nos parece un insulto. Julianna Margulies logra que su hermética Alicia Florrick esté siempre al borde del abismo, sin pestañear. Todos los personajes de The Good Wife, que son muchos, merecerían su propio spin-off.



El único pero: nos encantaría que personajes secundarios como el hermano gay de Alicia tuvieran más presencia y que nunca se hubiera marchado Calamar, a pesar de su nombre...

2. Breaking Bad.
Walter White forma parte de cualquier conversación seriéfila. Su cuarta temporada ha vuelto a demostrar el nivelazo de guión, de diálogos y de construcción de personajes que tiene la serie de Vince Gillian. Y esos detalles tragicómicos... Sorprende que no haya sido incluida como candidata a mejor drama en los Globos de Oro. Eso sí, está en todas las listas del año. Al menos Bryan Cranston, triunfador en los Emmy, es por fin candidato al Globo (con Malcolm no lo consiguió).



El único pero: la quinta temporada será la última.

1. Homeland. Mejor drama
La gran sorpresa del año. Un thriller de espías (a lo Rubicón pero más elaborado), nuestra favorita en los Globos de Oro. Los personajes interpretados por Damian Lewis (Life) y, especialmente, Claire Danes (aunque mi debilidad es Mandy 'Saul' Patinkin), y la interconexión entre ellos, son como imanes para el espectador. La serie lo tiene todo: suspense, acción, romance y una pizca de humor negro. Pero lo mejor de Homeland es su crítica a la política del Gobierno de EE UU y la idea de un complot mundial.



El único pero: no se emite en España; el último episodio ha sido criticado en los foros de fans como "tramposo". A nosotros nos ha parecido que cumple las expectativas y el gran nivel que esperábamos de la serie.

+Mi lista de las 10 mejores series de 2011, en drama y comedia, vía CINEMANÍA.
+Mi porra para los Globos de Oro. Link.
+El Top de Time y de la New York Magazine. Link.
+Top: Las 10 mejores películas 2011. Link.