29.7.12

Crítica. Ted, de Seth MacFarlane: el humor de Padre de familia también le funciona en su debut en el cine

Seth MacFarlane es un tío que cae bien. Plagió con todo descaro a Los Simpson con su Padre de familia, pero hasta Matt Groening, enfadado en un principio, se rindió a sus pies (le dio un cameo en la peli de Los Simpson). Porque si el que inventa es admirado, el que consigue mejorar el original debe de ser, al menos, seguido muy de cerca. Groening reconoció en MacFarlane a su fan número uno y olvidó si alguna vez lo consideró el enemigo. Tras Padre de familia siguieron American Dad y El show de Cleveland, un spin-off de la primera, donde ya vemos osos parlantes. Y en todas MacFarlane apuesta por lo mismo (si copia a los demás, también es capaz de copiarse a sí mismo): humor socarrón, crítica a la tontuna y grandes dosis de cinismo. Su salto al cine no ha sido con una película de dibujos (aunque en un inicio pensara Ted como una serie de TV), así que cuando MacFarlane anunció su debut con actores reales y un oso de peluche que habla pensé que, seguramente, no sería nada original, que veríamos lo de siempre. Y esto no hay que tomarlo como algo despectivo, porque con Ted "lo de siempre" también le funciona.

Ted es como el perro Brian pero en tosco. Bebe cerveza en vez de cócteles, no está enamorado pero se va de putas y tiene en John a su aliado, una especie de Stewie sin mala leche, menos canalla. Que tu mascota te hable y te manipule es uno de los aciertos de la serie Wilfred, en la que Elijah Wood convive con un perro parlante de apariencia humana. La idea es muy parecida (uno de los productores de Padre de familia lo es de Wilfred), pero con Ted se va un paso más allá, porque Ted es real, un oso de peluche que cobra vida, se hace famoso y todo el mundo acepta. Pienso en Wilfred porque Ted también esconde la misma estructura. El protagonista se va descubriendo gracias a ese "amigo" imposible. Si en el caso de Wilfred el personaje de Elijah Wood va emporrado y evidentemente es todo una alucinación, en Ted Mark Wahlberg se siente atrapado en su adolescencia, con ese osito con el que lleva conviviendo más tiempo que con su novia, Mila Kunis (recordar que la actriz es la voz a Meg en Padre de familia).

Sorprende ver y creerte a Wahlberg hablar con el oso, del que olvidas pronto que sea una ficción. Porque en realidad Ted es una buddy movie, una peli de colegas, que contiene además, en su justa medida, un poco de romanticismo, de thriller, de acción y de humor negro (los guiños al 11-S, por ejemplo). Seth MacFarlane, cómo no, le pone la voz a Ted; el genial Giovanni Ribisi (con el mismo perfil white trash de su cameo en Me llamo Earl) es el malo; Joel McHale (el no-profe de Community) es el jefe de Kunis, a la que acosa; y el narrador es nada menos que Patrick Stewart. Guiños poperos, la musiquilla de Padre de familia de fondo, un montón de escenarios reales de Boston (ese estadio de los Red Sox) y cameos geniales como los de Norah Jones, Tom Skerrit, Ryan Reynolds y especialmente el de Sam Jones, el genuino Flash Gordon (el encuentro con Wahlberg es de lo mejor de la peli). Ted sabe conjugar el humor a diferentes niveles (algunos chistes no los pillará todo el mundo y otros los considero demasiado obvios, pero cumple) con una historia muy emocional (ojo, y sencilla, como de comedia romántica de toda la vida). MacFarlane tiene un instinto especial para crear cierta nostalgia en el espectador y demuestra que se ha chupado horas de cine. Sabe qué es lo que funciona (sea esto lo de siempre o no) y ahí no engaña a nadie. Si eres fan de Padre de familia te gustará Ted, y si no, yo creo que también. Al menos alguien le hace frente al omnipresente Judd Apatow.

2 comentarios:

Remei Gómez dijo...

Pues a mí la verdad es que no me gustó demasiado. Supongo que fui al cine pensando que iba a ver una película gamberrísima (aquí en Irlanda la han calificado como para mayores de 16 años, incluso más que la de Batman) y, sin embargo, todo el rollo romántico se come (en mi opinión) lo que tiene de buddy-movie. Creo que el MacFarlane ha intentado agradar a todo el mundo con la peli y no le ha salido muy bien: ni es una buddy-movie del todo (no es muy gamberra), ni acaba de ser una rom-com tampoco... Así que nada. Esa es mi opinión :P

Mil gracias por la crítica ;)

Mariló García dijo...

Supongo que habrá tenido cierta censura, ue por ejmplo, no tiene en sus series. Creo que es una peli hecha para los fans que no le van a criticar mucho y para los que no conocen su trabajo sin llegar a "traumatizarlos", jaja