10.11.12

Crítica. Hotel Transylvania, el doblaje de Mario Vaquerizo y Alaska y la broma con los vampiros de Crepúsculo


Hotel Transylvania, de Genndy Tartakovski (que ahora está con la preproducción de Popeye) es una simpática comedia animada con los monstruos ingenuos de toda la vida comandados por un Drácula chapado a la antigua. Cuando su hija quiere volar del nido (literal, es una vampira) le entra por primera vez miedo: cree que los humanos son tan malos como se cuentan en las historias de terror donde se perseguían a los freaks. Aunque la historia es muy infantil, me lo he pasado pipa, hay un buen puñado de personajes con carisma, muy buenos gags y, lo mejor de todo, no da respiro. Desde que comienza hasta que acaba Hotel Transylvania te sumerge en ese mundo de fantasía con algunas situaciones muy divertidas (y algunas frases: "Si descubren que eres humano te convertirán en mierda de mono"). A esto hay que añadirle el doblaje, muy conseguido. No conseguí adivinar que Frankenstein y señora eran Mario Vaquerizo y Alaska. Eso sí, no me gusta un pelo que el hombre lobo y familia hablen con un acento andaluz tan exagerado. Lo peor tal vez sea que la premisa del argumento huele a naftalina: ¿un padre viudo que no quiere dejar a su hija irse de casa y ser ella misma? En fin. Que tiene moraleja, claro.

Acabo de leer que habrá secuela en 2015.

Momento cachondísimo, el guiño a los vampiros Bella y Edward de Crepúsculo cuando el único humano está viendo la película en el avión. "¿Así es como nos representan? ¡Increíble!", dice Drácula. Al loro el cuerpazo y pelazo que le endiñan a Robert Pattinson.

+Crepúsculo en Ugly Americans.
+Con Taylor Lautner en Madrid.
+Yo también vi Crepúsculo en Antena 3.

Y éste es uno de los momentos del doblaje de Vaquerizo y Alaska.