16.11.12

Crítica y pósters. Ruby Sparks: Paul Dano se enamora del amor

(sin spoilers) Un escritor bloqueado y solitario sueña con las chica de sus sueños y ésta se convierte en realidad. Paul Dano protagoniza una de las películas del año, de los directores de Little Miss Sunshine, Jonathan Dayton y Valerie Faris. Su novia tanto fuera como dentro de la pantalla es la actriz Zoe Kazan, autora del guión de esta comedia romántica con pinceladas de ficción. Lo mejor de Ruby Sparks es el cariño con que está hecha (sólo hay que ver los cuatro pósters, con imágenes coloridas y llenas de amor y complicidad y algunas escenas visuales como las de la piscina). Desde la simplicidad va haciéndose cada vez más compleja pero sin llegar a perderse en ningún momento, sin resultar un rollo hipster pedante o una estupidez adolescente. Lo peor, tal vez, sea sentirse en parte defraudado por las causas que originan toda la fábula y algunas escenas relacionadas con la familia de él (Chris Messina como el hermano, bien, pero los padres, Annette Bening y Antonio Banderas, me recordaron a los de la comedia Los padres de él). Aún así me encantó, especialmente las secuencias en las que palpas el dolor del que es incomprendido en el amor, del que, cuanto más intenta controlar una situación, más se desespera por no conseguir lo que se propone. No se dice en ningún momento, pero la chica del escritor es su musa, primero, mucho antes de que se convierta en su ideal de mujer después. Representa lo que no tiene y posiblemente lo que nunca tendrá. Su mayor frustración es un interrogante: no sabemos si anhela más volver a escribir o le desespera sentirse tan solo. Como si ambas cosas –escribir y estar enamorado– fueran incompatibles. Tendrá que elegir y deberá aprender que esa mujer o su propio perro son muy reales, que necesitan de él, de verdad, para mantenerse a su lado (el perro como metáfora de lo que entiende él por fidelidad ilustra muy bien lo confundido que está). El personaje de Paul Dano, me temo, nunca fue capaz de amar y de entender el amor. Y muchos en algún momento de nuestras vidas nos hemos sentido como este personaje, perdidos sin saber muy bien qué nos hace ser quiénes somos, preguntándonos quiénes son los que estarán siempre a nuestro lado. Al excelente guión y las interpretaciones, hay que añadir la estupenda banda sonora y la fotografía.  Y, por supuesto, el fantástico estilismo de ella con sus minivestidos rojos con medias violetas, o sus chaquetas de punto de lunares sobre camisetas con dibujos. Si logras entrar en el mundo de Ruby Sparks no querrás salir de él.