24.1.13

Piloto Utopia, la conspiración nacida de un cómic

-->
Ya tiene que ser mala una serie británica para que no me guste. Hasta Misfits con sus peros ha conseguido engancharme. Utopía, de Channel 4, tiene todos los ingredientes para convertirse en serie de culto. U odiarla. Para empezar: hacía mucho tiempo que no me sorprendían con un warning al comienzo, avisando de que hay escenas que pueden herir mi sensibilidad. Después de ver a la cerda de Black Mirror creo que puedo con todo. 

La primera escena tiene lugar en una tienda de cómics, Doomsday Comics, toda una declaración de intenciones, y con una secuencia macabra en la que las víctimas son los dependientes y un niño. A ver quién supera eso. Escuchamos que el precio de los alimentos se ha duplicado. Suena a apocalíptico, a mal rollo. La trama descoloca en un principio. Hay dos tipos vulgares, pero que dan pavor, tan fríos y crueles como despreocupados e impertérritos. Esta pareja, al estilo de Travolta y Samuel L. Jackson en Pulp Fiction pero sin uniformes si connotaciones religiosas (por el momento), va a la caza de las personas que tienen alguna relación con una novela gráfica (que no cómic) llamada Los experimentos utopía. La historia tiene su punto retorcido, que me recuerda vagamente a Donny Darko: la novela gráfica es de un tal Mark Dane, un esquizofrénico que escribió la historia en el manicomio y luego se suicidó. En la trama de su libro el diablo adopta una mezcla de forma humana y animal, normalmente la de un conejo.   

Más sorpresas. La música envuelve las escenas (creo que se cuela una melodía de Gorillaz). La textura de las imágenes combina los desenfocados con leves zoom, como hemos visto en otras series como Misfits. De hecho, uno de los protas es Nathan Stewart-Jarrett. La intro con el hombre disfrazado de conejo frente a la tienda de cómics me recuerda a las icónicas pelis de Harmony Korine. Si de un lado está la pareja de asesinos, en el otro encontramos a un grupo de desconocidos que quedan a través de un chat de Utopía. Parece ser que habría una segunda parte de la novela gráfica que aún no ha sido publicada (todo muy Millenium). Así conocemos a Becky (Alexandra Roach), Ian (Nathan Stewart-Jarrett), Wilson Wilson (Adeel Akhtar) y un chaval gamberro Grant (Oliver Woollford), cuya madre alcoholizada me recuerda a la de The Company Man. Para rematar el espectro de esta especie de conspiración a lo Rubicon tenemos a Dugdale (Paul Higgins), mano derecha del ministro (no puedo evitar pensar en Black Mirror, aunque aquí hablamos de otro tipo de chantaje contra este político). Los ecos a la Guerra Fría son inevitables, ya que participan los rusos (enigmático el personaje de Stephen Rea). 

Suicidios, torturas, asesinatos, chantajes, amenazas, putas, alcohólicos, frikis de los cómics, sexo sin protección, borracheras… pero sobre todo un tóxico ambiente de conspiranoia absoluta (el desconfiado Wilson Wilson es ya uno de los personajes grandes de la tele). Dirige Marc Munden (Pétalo carmesí, flor blanca) y una de las guionistas participó en Falcón y Bedlam. La seguiré viendo. La primera temporada creo que tiene seis episodios. Y engancha, porque ¿qué pinta en todo esto la persona más buscada durante todo el piloto, la tal Jessica Hyde?

4 comentarios:

Javier Palomino dijo...

Me ha encantado! El rollo británico que lleva mezcla de humor negro, desinhibición, la trama, los personajes, y sobre todo la fotografía de un tal Ole Bratt Birkeland, que me parece una pasada y uno de los puntos fuertes de la serie (a qué vienen esos colores, esos encuadres, esos planos tan abiertos que harían miserable a Tom Hooper, la decisión de emitir no en 16:9 sino en panorámico cinematográfico; incluso a veces pareciera que los objetos son más grandes que los personajes, fíjate a veces...).

En La Parabólica he subido varias capturas (incluidas del segundo episodio, puede haber spoilers) http://bit.ly/WP7nqF

Nunca lo he pasado tan mal con una escena de tortura como con la del piloto... Mis ojos!!! Veremos dónde va esto. Una lástima que dure tan poco.

MªCarmen Sánchez Bartolomé dijo...

Me has convencido... ya estoy deseando verla :D

SoySilvestre dijo...

Ufff, me ha encantado el piloto!

Tenía ganas de verla desde que me enteré de que uno de los protagonistas era Nathan Stewart-Jarrett (no me preguntes por qué pero era mi preferido en Misfits hasta que dejé de verla...)

Ese ambiente claustrofóbico y esa pareja de asesinos tan extraña.

Me ha enganchado pero bien, una pena que sea tan corta

Mariló García dijo...

SoySilvestre, si te gusta el actor yo te recomiendo que veas el último episodio en el que sale en Misfits. Yo me quedé a cuadros con cómo se deshacen de él.