11.1.15

The Good Wife 611 Free Cary

No sé si ha sido porque hemos estado unas semanas sin The Good Wife o porque este episodio le da un nuevo y refrescante giro a la trama, pero Hail Mary, el episodio 6x11 me ha molado mucho. Y me ha emocionado. Cameos cachondos de Domenick Lombardozzi (el hermano de Capone en Boardwalk Empire, The Wire) que hace un guiño a la serie Oz (cuando le dice a Cary que tiene una idea equivocada de la cárcel que se ve en Oz y en Cadena perpetua (The Shawshank Redemption), en la que participó en dos episodios, y Chris Elliott (Búscate la vida, el padre de Lily en Cómo conocí a vuestra madre) que aparece puesto de marihuana ("¿Colocado? No, estoy a gusto". Me recordó al "Estamos tan a gustito", de Ortega Cano).

Otros episodios:
6x10, 6x9, 6x7, 6x6, 6x5, 6x4, 6x2, 6x1

(con spoilers)

Frenético regreso de The Good Wife. Alicia no se sienta un segundo. De pie, finge el debate que le enfrentará a Prady, su contrincante en la fiscalía, y que veremos en el episodio 6x12. Para ello, le colocan a Chris Elliott (poca aprovechada su vis cómica, la verdad); a Matthew Goode (al que ahora veo tirado tiros en Downton Abbey) y a Chris Noth (el cara a cara con Peter saca de sus casillas a Eli, claro, que no quiere que el -falso- matrimonio sufra más contratiempos). Alicia no participa directamente de la trama relacionada con la última oportunidad para liberar a Cary. Aunque, por teléfono, confabula lo indecible, provocando casi el efecto contrario: mosquear al juez Cuesta y poner a Cary en su contra. Pero, ésa no es la historia que nos tiene en vilo esta vez. Kalinda vuelve a hacer de las suyas, pidiendo favores al dealer, hackeando una información ilegalmente y consiguiendo una pista (esta sí, legal) que pone finalmente a Cary en libertad. Este momento es enorme, con Diane llorando y Cary y yo, también. Kalinda es la única que no se emociona porque se da cuenta del lío en el que se ha metido por mentir y por unirse a personajes de los que es mejor huir. No sabemos qué pasará finalmente con Archie Panjabi, pero todo apunta a que esto le traerá consecuencias. Su amor por Cary es así de enorme. Antes de su liberación, juegan con nosotros. Por un momento, pienso que Cary va a huir. Tiene pasta en el banco y esa ayuda de Bishop que rechazó de irse a España. Le pregunta al consultor de prisiones (Domenick Lombardozzi): "¿Ha estado en España?". A lo que éste le contesta, pillándola al vuelo: "Tienen extradición". La paciencia de Cary (no huye, se acuesta con Kalinda, hace lo que le dicen, se deja llevar) tiene su recompensa: la libertad. La impaciencia de Kalinda tendrá su castigo, seguro. Y la reprimida Alicia, agobiada entre el debate y la no-participación de la trama Cary, se desata en el párking al recibir la noticia. Grita, ríe y le mete un bocado en la boca a Elfman (Steven Pasquale), que ya teníamos ganas de ver. Pasando página.